13/6/17

Big Little Lies


Hace ya mucho que terminé de ver Big Little Lies y sabía que tenía que hablaros de ella. Porque debéis verla. De verdad, si os fiáis aunque sea un poquito de mi criterio, tenéis que darle una oportunidad. Por fin se nos ofrece una serie sobre mujeres sin ser únicamente para mujeres, y la historia se nos presenta desde una mirada femenina, y no masculina, como estamos acostumbrados ya a ver. Pero no os dejéis engañar: la serie habla de muchos temas, a cuál más importante: relaciones abusivas, maternidad y machismo, entre otros, siempre con un tono oscuro pero esperanzador.
Esta es la historia de tres mujeres: Madeline Mackenzie, Celeste Wright y Jane Chapman. Madeleine es una mujer fuerte, divertida y apasionada que recuerda todo y no perdona a nadie. Celeste es el tipo de mujer hermosa que hace que todo el mundo se detenga a mirarla, algo que sabe aprovechar a la perfección. Por último, Jane es una madre soltera que es tan joven que a menudo es confundida con una niñera. Celeste y Madeline son las únicas que apoyan a Jane y la convencen para que lleve a su hijo a la misma guardería donde van los suyos. 
Todo parece ir bien hasta que, casi sin darse cuenta, sus vidas va cambiando poco a poco y se ven envueltas en asuntos como la infidelidad, la violencia doméstica, el acoso escolar e, incluso, el asesinato. Aunque ninguna de ellas lo sabe, la llegada de Jane y su hijo ha cambiado algo que afectará a toda la ciudad y ellas no tendrán más opción que esconder un oscuro secreto que amenaza con destruirlas.
Lo que más me sorprendió a lo largo de los capítulos fue el feminismo que iba abriéndose paso sin alzar la voz, simplemente mostrando situaciones desde un punto de vista en el que las mujeres tienen voz para contar su propia historia. El feminismo en la relación de las mujeres de la serie no es perfecto: entre ellas hay celos y competitividad, pero acaban aprendiendo a ayudarse las unas a las otras. El instinto de "estamos juntas en esto, contra algo más grande que nuestras diferencias" está cada vez más latente, y en el último capítulo, cuando por fin descubrimos quién ha muerto y cómo, este sentimiento llega a su punto máximo. Además, por fin se nos muestra cómo son las amistades entre mujeres, que son, nada más y nada menos, que amistades normales y corrientes, y no como suelen mostrarse en la ficción (demasiado sentimentales, artificiales y, sobre todo, enfocadas a hablar sobre los hombres de la historia). Aquí encontramos a tres amigas que son capaces de cualquier cosa para ayudarse y defenderse del machismo y los abusos que sufren.

Otro aspecto que me llamó la atención fue que las mujeres de la historia pertenecen a una clase alta. Viven en casas enormes y lujosas a pie de playa y conducen coches que seguramente valen todo mi sueldo de un año, pero eso no las hace inmunes a los abusos, al machismo y a la misoginia que las rodea. Por eso llama la atención ver a mujeres en la ficción cuyas tramas no giran en torno a satisfacer a los hombres de su alrededor, sino a su amistad y cómo les ayuda a enfrentarse a los problemas. El miedo

En cuanto al montaje, forma parte del encanto de la serie. Es una MARAVILLA. No puedes apartar la vista de la pantalla porque corres el riesgo de perderte detalles esenciales a la hora de entender a los personajes o conocer partes de su pasado y su presente. Hay pequeños flashes, momentos, recuerdos que aparecen apenas dos segundos, sin sonido ni sentido, tal cual aparecen algunos pensamientos en nuestra mente sin avisar y que nos tienen pensando "por qué he pensado en eso de pronto". No es más que otra manera de hacernos entrar en la mente de los personajes y entenderles un poco más, pero se hace de manera tan sutil que llega a formar parte de la esencia de la serie sin que te des cuenta.

Solo cuenta con una temporada, ya que se trata de la adaptación de una novela autoconclusiva, así que no tenéis que preocuparos de esperar por la continuación. De verdad, creo que no os arrepentiréis. Big Little Lies me ha parecido una serie muy importante, interesante y original en cómo se acerca a ciertos temas. ¡No os olvidéis de decirme qué os ha parecido si os animáis a verla!

7 comentarios

  1. Me han dado unas ganas enormes de verla y leo esta entrada en el momento justo porque llevo unos días buscando series para cubrir el vacío de las que han hecho parón de verano ��

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchísimas ganas de ver esta serie y creo que lo haré este verano, tras acabar con el cuento de la criada (menuda pedazo de serie también). Y con lo que has contado sobre Big little lies me pongo con ella esta misma semana. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El cuento de la criada es una pasada también! Lo bueno de Big Little Lies es que es solo una temporada y se pasa volando. ¡Ya me contarás!

      Eliminar
  3. ¿Una temporada solamente? ¿Por qué no lo has dicho antes? No soy muy seriéfila, pero esta me tienta bastante...

    ResponderEliminar
  4. ... quizá fue la peor de las ideas verla cuando estaba cayéndome de sueño en el sofá y creyendo que sería una comedia (?). Gracias por la entrada, me has animado a ponerme con ella desde cero y con otra perspectiva. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ¿comedia? ¡Para nada! Sí que tiene toques de humor (otro aspecto que me encantó), pero va muchísimo más allá. Espero que le des otra oportunidad, ya me contarás :)

      Eliminar
  5. Hola !!, soy nueva, sigue mi blog xfi!!!
    https://oceanelancha.wordpress.com/

    ResponderEliminar

Pin It
Design by Winter Studio © 2015.
Si te llevas algo, no olvides mencionar la fuente ♥